Ingredientes para 4 personas:

 

2 puerros

1 rama de apio

2 nabos

½ repollo

6 zanahorias

3 tomates maduros (opcional)

2 huesos de jamón

Caldo de pollo

1 cda de pimentón de la Vera

Aceite de oliva

 

Elaboración:

 

En una cazuela de bordes bajos poner un chorrito de aceite de oliva. Poner a rehogar el puerro cortado en juliana fina, a fuego muy suave hasta que se ablande. Añadir los huesos de jamón y que vayan soltando la grasilla. Añadir la zanahoria cortada en juliana o en rodajas o en cuadraditos (a gusto de cada uno). Dejar rehogar un poco y añadir el nabo (cortado al gusto), el apio y el repollo. Rehogar estos ingredientes durante unos minutos y añadir una cucharadita de pimentón. Rehogar un minuto más y añadir el tomate sin piel, despepitado y cortado muy fino. Dejar que se cocine el tomate y añadir el caldo de pollo hasta cubrir todos los ingredientes. Dejar cocer unos 20 minutos hasta que las verduras queden tiernas. Poner a punto de sal.

Y listo para comer!!

 

Nota:

 

Si se nos quedase demasiado espesa la sopa podremos añadir agua.

Los huesos de jamón es mejor dejarlos en la sopa, así seguirán soltando su sabor. Otra forma sería hacer un caldo de jamón y pollo y con ese caldo mojar el rehogado de las verduras pero me parece que queda mucho más rico si cocemos los huesos directamente en la sopa.

Espero que os guste!!

Compartir... Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest