Para 4 personas:

300 g de Rape (4 medallones)

4 tomates rama

2 puerros

1 diente de ajo

1 dl de vino blanco

40 g de pistachos

Una ramita de Albahaca

Aceite de Oliva Virgen Extra

Sal, pimienta negra, laurel

 

Elaboración:

Primero tenemos que hacer el tomate concassé, para ello, pondremos en una cazuela de bordes bajos un chorrito de aceite de oliva. A fuego suave cocinaremos el ajito picado lo más fino posible. A continuación, y sin dejar que se queme el ajo, añadiremos el puerro cortado en brunoise y pondremos una pizca de sal. Dejaremos que se cocine hasta que se ablande, sin que tome color. Una vez pochado el puerro añadiremos el vino blanco y dejaremos reducir hasta que casi se haya evaporado del todo. Mientras se hace todo esto (15 min aprox) aprovecharemos para pelar, despepitar y cortar en dados grandecitos el tomate para añadirlo a la cazuela una vez haya reducido el vino blanco. Dejaremos cocinar el tomate hasta que haya evaporado el agua que contiene. Siempre a fuego suave. Pondremos a punto de sal y pimienta nuestro sofrito. Retiramos del fuego y añadimos una parte de los pistachos picados.

Una vez que tengamos hecho el sofrito, nos pondremos a preparar el rape de la siguiente manera:

Poner a punto de sal y pimienta los medallones de rape y pintar con aceite de oliva la superficie a planchar. Colocarlos en la plancha o sartén muy caliente durante unos segundos por cada lado. Tienen que quedar dorados por fuera y crudos en su interior.

En el momento de comernos el plato, introduciremos los medallones de rape en el horno a 180ºC durante 5 min. Es recomendable introducir el rape con algo de caldo, fumet o agua para evitar que pierda la menor cantidad de agua posible ya que es una cocción bastante agresiva. Otra manera de terminar este plato respetando más el producto sería introduciendo el rape en una vaporera 4 min.

Una vez hecho el rape, lo emplataremos de la manera que más os guste y lo vamos a terminar añadiendo la parte de pistachos que habíamos reservado y unas hojas de albahaca fresca, pueden ser picadas o enteras. Con esto vamos a conseguir aromatizar el plato y darle un toque fresco.

Nota:

Al hacer el tomate concassé, se puede añadir una pizca de azúcar para evitar que quede muy ácido, pero, para esta receta recomiendo no añadir nada de azúcar ya que esa acidez que va a aportar el vino blanco y la propia acidez del tomate va a maridar muy bien con el rape y los pistachos.

Espero que lo disfrutéis!!

Compartir... Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest