Recetas de legumbres

 

legumbres

Poema a las legumbres

En ensalada o guarnición,

guisadas a fuego lento con oreja, chorizo y pimentón.

El sabor del mar las acompaña

cocinadas con almejas, las fabes nunca defraudan.

Así son las legumbres:

garbanzos, lentejas, alubias,

los guisantes y las habas,

 las almortas para las gachas y el altramuz,

todas ellas son nutritivas, energéticas y beneficiosas para la salud.

Ricas en fibra, proteínas,

sales minerales, hierro y vitaminas.

Las legumbres, con cientos de variedades,

llenan las despensas de los vecinos de todos los pueblos y ciudades,

pues es un alimento milenario,

ya lo conocían los griegos, los egipcios y los romanos.

Por su fácil cultivo, su coste barato y su larga conservación

hacen de este alimento, a modo seguro, una gran opción.

Desde Asia hasta Sudamérica, la cuenca del Mediterráneo, Oriente próximo y la India

por todas partes han viajado, han crecido y se han quedado.

En España todos las conocemos,

 ¿Quién no ha mojado pan en tan deliciosos pucheros?

Las del Barco de Ávila, las de La Bañeza de León,

la alubia negra de Tolosa, las verdinas, las fabes asturianas y las blancas de riñón.

Las pochas, la lenteja pardina y la rubia castellana,

el garbanzo pedrosillano, el de Fuentesaúco,

el segoviano de Valseca y el de Villovela del Pirón.

¡Ah! Y haciendo honor a mi tierra: ¡De La Granja, el judión!

judias

De tan grandiosa materia prima

 no puede dar mal resultado su elaboración,

la prueba es que ollas hay muchas y una por cada región.

El cocido madrileño, el morañego, lebaniego y montañés,

escudella i carn d´olla y el maragato que se come al revés.

L´olla de tres abocás que es un puchero valenciano,

el cocido vasco, el pote gallego y el zamorano.

Y no sólo en el norte se pone el puchero al fuego

porque en el sur no lo echan de menos,

el cocido canario, el extremeño y el gaditano

nada que envidiar al cocido murciano.

En general, me atrevería a decir que hay tantos pucheros como cocineros

y que todos ellos son extremadamente buenos.

Compartir... Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest